miércoles, 27 de agosto de 2014

¿Qué es la Ansiedad y Cómo Manejarla? (Parte 11)

Como le expliqué anteriormente, una vez la ansiedad aumentó en nuestro organismo, la mente y el cuerpo entran en descontrol. 

Por ejemplo, cuando se nos activan las “ALARMAS EMOCIONALES,”que es el automatismo biológico natural del cuerpo, siguen ocurriendo cambios internos abruptos que desconocemos.  Se dice entonces que hemos entrado en un estado denominado “Supervivencia Psicológica”. Recuerden lo que le expliqué de los dinosaurios previamente.
Por ejemplo, otro automatismo mal comprendido es cuando una persona pasa un mal rato y le baja el azúcar en la sangre.  Esto ocurre porque como los músculos necesitan energía, utiliza la misma del glucógeno que almacena el hígado.  Luego la persona experimenta palidez, sudoración, temblor, cansancio. 
Pero estos síntomas no necesariamente implican que sufras de pre-diabetes. Lo que significó fue que tus músculos necesitaban energía para protegerse o enfrentarse al estresor o dinosaurio.  Tenía que correr psicológicamente hablando, hacia la cueva. Se activó una falsa alarma, creyendo que necesitas utilizar tu reserva energética (azúcar), para protegerte, enfrentándote o huyendo.

A continuación algunas recomendaciones que pueden ayudar a que el organismo vuelva a recuperar el equilibrio u homeostasis.

1: Detrás de la ansiedad hay miedo, preocupación anticipatoria, pensamientos catastróficos. Pregúntate: ¿Eso que me preocupa, es real o tiene un componente obsesivo, agigantado en mi mente?

2: Establece prioridades de resolución de situaciones: “Solo un paso a la vez”, como diría el Programa de 12 Pasos.

3: Hazle saber a tu cuerpo y mente que ya reconoces lo que te ocurre.  Para esto has lo siguiente:

*En la noche, una hora antes de acostarte, “RALENTIZA”, la mente.  Esto es una estrategia donde comienzas a caminar lento, mover los brazos lentamente, en cámara lenta, mover todo el cuerpo lentamente, parpadeo lento. Tu cuerpo interpretará que no tienes que escapar de nada. Claro si fuera una falsa alarma. Pero de todas maneras, va ayudar a bajar los niveles de ansiedad.

*Entrecierra los ojos y crea varios bostezos ficticios o simulados. Mueve tu mano dominante, lentamente, muy lentamente, para cubrirte la boca.  Notarás que tus ojos comienzan a lagrimar.  Esto es una señal que el cuerpo ha captado que es hora de dormir y que el peligro dejó de acecharte.

*La habitación debe estar totalmente obscura. Si por alguna razón entrara la luz, coloca sobre tus ojos, una camiseta para que cubras los ojos, que tenga el olor de tu cuerpo. Es decir, una que hayas utilizado.

*Durante el día o tarde, utiliza una mecedora o hamaca donde puedas balancearte. Tu memoria primitiva, reconocerá este movimiento muy parecido a cuando estábamos en el vientre de nuestra madre.
*Elimina la azúcar refinada.  Sustitúyela por azúcar negra, fructuosa, azúcar de dieta, miel, Ágave.

*Solicita que se te diseñe una “Reprogramación Mental Personalizada®”, para crearle mayor seguridad a los bancos de memoria emocionales.

*Toma ocho vasos de agua diaria, acompañado de ejercicio o movimientos donde sudes un poco. Esto te ayudará a eliminar más rápidamente del torrente sanguíneo, las bombas químicas, que son las que nos mantienen en el organismo el estado de “HIPERVIGILANCIA”.

*Siempre es importante, consultar con un profesional de ayuda, medico, psiquiatra, psicólogo. La ansiedad, puede estar relacionada también con condiciones hormonales, como un trastorno de tiroides o niveles descontrolados de tiroxina.

*Un profesional de la salud puede ayudarnos a reorganizarnos cognoscitivamente, ofrecernos tratamiento de farmacoterapia, en caso de ser necesario, hipnosis, terapia de relajación progresiva, entre otros.

La ansiedad como amiga o aliada, solo nos quiere decir al oído, que debemos realizar un cambio.

Con mucho cariño,
Dra. Aracely Ortiz López