lunes, 25 de agosto de 2014

Cómo Mejorar la Autoestima y Prevenir la Dismorfofobia

Cómo  Mejorar la Autoestima y Prevenir la Dismorfofobia

La gran parte de las personas, cuando se miran al espejo critican algo de sí. Unos en menor  grado, otros desproporcionadamente.  Cuando la percepción de uno mismo, está muy distorsionada, que nos hace infelices,  se convierte en una condición denominada:"DISMORFOFOBIA”.
Es un síndrome de distorsión de la imagen, un trastorno de la percepción y la forma en que valoramos nuestro cuerpo.  Esto sucede de manera desproporcionada.   Las personas pueden ver a uno normal, pero la persona a sí mismo, no.

Puede ser ocasionado por un defecto físico, obesidad, espinillas en el rostro, un poco de grasa central, baja estatura o lo contrario, uso de espejuelos, en fin, lo menos que uno pueda imaginarse.  

A continuación algunas recomendaciones que pueden ser útiles tanto en la prevención y en el desencadenamiento de dicha condición:

1: En el hogar, llamen a los miembros, por sus nombres propios.  Eviten sobrenombres, como “gordo”, “pinta”, “jincho”, “enana”, etc.

2: Eliminen las críticas a la persona y al aspecto corporal. 

3: Si un menor sufre una condición que puede ser corregida a tiempo, se debe buscar ayuda médica.  Las escuelas de medicina, cuentan con clínicas gratuitas, donde ofrecen servicios de corrección visual, ortodoncia, cirugía macrofacial, de ortopedia, etc. Los medios de comunicación masiva, ayudan muchísimo en buscar profesionales pro-bono, para diferentes condiciones.
Hablen con su médico de cabecera, que los refiera a dichos servicios. Cualquier cirugía estética, debe ir acompañada de tratamiento psicológico y en ocasiones psiquiátrico.  Recuerden que hay que ayudar a la persona en el proceso de cambio de percepción.

4: Aquellos que sean padres, tomen acción rápida, porque los menores, apenas expresan lo que están sintiendo  por la vergüenza y el dolor que sufren.  En la adolescencia, los problemas de autoestima empeoran.

5: Si eres un adulto, busca ayuda en las mismas clínicas gratuitas, especializadas en adultos.

6: Únete a grupos de apoyo, para la situación que te aqueja,  Así vencerás el temor de hablar sobre eso. Es la cura del habla.

7: Reconoce que tienes lo mismo que los demás: VIDA, lo más importante.  Nadie puede estar por encima de ti.

8: Has pequeños cambios.  Un día a la vez. Por ejemplo, mejorar tu piel, cambiar el corte de pelo. Cambios a tu alrededor, como lo es pintar el cuarto, recogerlo o cambiar los muebles de posición.  Algo que te haga sentir cada día, mejor, mejor y mejor. Tu mente percibirá que ya comenzó el cambio adentro y afuera de ti.

9: Mejora el concepto de lo que mereces.  Realiza afirmaciones positivas para tu ser interior, tu niño interno, tu persona.  Encontrarás muchos lugares en internet, que te ayudarán a cómo diseñarlas.

10: Realiza ejercicios simples de Tai Chi, Yoga,  movimiento corporal, junto con música ó relajante, ó dinámica. Con  esto activas neurotransmisores como la Dopamina y Serotonina, estabilizadores naturales del ánimo.

11: Acostúmbrate a nutrirte emocionalmente.  Si no puedes mirar tu rostro, dale un baño tibio a tus pies, si no puedes mirar tus pies, masajea tus rodillas.

12: Hazle saber a tu cuerpo y a tu memoria que de ahora en adelante, te acostumbrarás a ser feliz y dejarás de insultarte.  Reconoce lo útil que es en la vida, tu cuerpo, que es el que te transporta de un lugar a otro.


Posdata:
Una vez, él me dijo: Tú patiflaca, ven acá, ahora”…y yo le contesté: “Lo siento, mal educado, mis piernas me llevan donde yo quiero, no donde usted desea”.  Ese día supe, que había aprendido a amarme incondicionalmente”. Cita tomada  del libro: “El Coraje de Sanar”.

Con mucho cariño,
Dra. Aracely Ortiz López